EL MUNDO DE LA LATA   

Web dirigida al sector metalgráfico

  Principal    Quienes somos   Contactar


Tomás Somohano Gómez


 

 

Este ingeniero español nació en México en el año 1927. Desde Asturias, su padre había emigrado a ese país reclamado por un familiar que tenía negocios en el mismo. Estudió en México, marchando con posterioridad a Estados Unidos, donde trabajó en Boulder Dam (Colorado) y General Motors, especializándose en “calidad”. Retornó a México, ocupándose primero en obras públicas, y mas tarde en la empresa Tuboplast, siendo contratado después por Envases Generales Continental, filiar de la norteamericana Continental Can. Realizó varios viajes a España y en uno de ellos contrajo matrimonio.

 Desempeñaba un importante puesto en la citada compañía cuando la misma suscribió un acuerdo económico y técnico con la empresa española Olmesa,  más tarde  Envases Carnaud.

 Como consecuencia de este acuerdo, vino a España definitivamente en el año 1961 a hacerse cargo de la dirección técnica de la nueva compañía. Con él trajo un gran bagaje de conocimientos y la experiencia de un mercado  más desarrollado que el español en ese momento. Hombre de una fuerte personalidad y sólida formación tanto profesional como humana,  padre ejemplar de una familia muy numerosa – nueve hijos- , fue sin duda el técnico más cualificado que existió en este periodo en nuestra industria metalgráfica.

A partir de su llegada apostó por introducir en España, uno tras otro, los productos de mayor interés comercial en Norteamérica y las técnicas más modernas  para su fabricación. Así, de su mano  vinieron:

1º-En el año 1962, la fabricación por primera vez en España de las tapas “twist-off” para tarros de vidrio. La primera línea se montó en Linares (Jaén) en dicho año.

 2º- El uso generalizado de hojalata electrolítica a partir del año 1963. Hasta entonces se empleaba comúnmente la de tipo “coke”, de alto consumo de estaño y de elevado precio. La siderurgia nacional tenia por entonces serias dificultades para introducir esta nueva calidad en el mercado. El apoyo de Tomas Somohano fue decisivo para su introducción  de forma satisfactoria.

 3º- Paletización de envases. Hasta el año 1965 los embalajes normales en las fábricas de envases eran las cajas de cartón y bolsas de papel. En este año se inició la paletización directa, concretamente para envases de leche condensada en las fábricas de Linares y Logroño de la citada compañía.

 4º- Envases de bebidas “tres piezas”. En la fábrica de Valencia y durante el año 1967 se puso en marcha la primera línea en España de fabricación de latas para bebidas. Inicialmente se fabricó el tipo “tres piezas”, con costura engargolada y soldada con estaño-plomo y con tapa plana con apertura por abrelatas punzante.

 5º- Tapas de fácil apertura. Pronto los envases de bebidas demandaron el uso de estas tapas. Somohano implantó la técnica americana más moderna en la fábrica de Vigo al final de esta década. Después  vinieron los desarrollos para apertura total incluyendo las formas no redondas, algunas de ellas específicas de España.

 6º- Hojalata DR. Su política de reducción de costos y colaboración con la siderurgia facilitó la puesta a punto de  instalaciones  para la fabricación de este nuevo tipo de hojalata – así como el de otros (para fácil apertura, “dos piezas”…) -  que pronto tuvo general aceptación.

 7º- Envases dos piezas, también para bebidas, que desplazaron con posterioridad a los de tres piezas. En el año 1980 se estableció en Agoncillo (Logroño) la primera fábrica en España, antes incluso que en otras naciones tan importantes como Francia.  Su progreso fue auténticamente espectacular.

 8º- Barnices base agua,… y un largísimo etcétera que haría muy larga esta  reseña biográfica.

Contó entre sus amigos a los mayores expertos a nivel mundial y él por supuesto fue uno de ellos, Era conocido y respetado en los mejores foros internacionales, más aun que a nivel nacional. En una palabra si hubiese que elegir a la persona que más hizo por elevar el nivel tecnológico de la industria metalgrafica en la segunda mitad del siglo XX en España, sin duda seria Tomas Somohano. Podría aducirse que estos desarrollos ya estaban ahí y que antes o después acabarían por arribar a nuestro país, lo cual es cierto. Pero la verdad es que llegaron empujados por él, incluso antes de que el mercado los demandase, poniéndolos a su disposición como armas excelentes para mantener al mismo en un punto de gran dinamismo. Además adaptó todos estos desarrollos a las características especiales del mercado español (productos, formatos, presentaciones…) y en muchos casos mejoró sus prestaciones.

 Murió en Madrid en plena actividad profesional en el año 1996 a los 69 años de edad.

 

Volver