EL MUNDO DE LA LATA   

Web dirigida al sector metalgráfico

  Principal    Quienes somos   Contactar


T F S


 

 

 

        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La denominación de TFS viene de las palabras inglesas “TIN FREE STEEL”, que se puede traducir como “acero libre de estaño”. También se le designa como “chapa cromada”. Tuvo su origen hace varias décadas como una respuesta de las siderurgias al riesgo que suponía para la hojalata el aumento del precio del estaño y el peligro de agotamiento de las fuentes de aprovisionamiento de este metal. El TFS suscitó pronto un interés creciente por parte de los fabricantes como de los utilizadores de embalajes metálicos ya que es un material capaz de sustituir a la hojalata en muchas utilizaciones al presentar unas propiedades similares.

 

 

CARACTERISTICAS

 

El TSF tiene un soporte básico idéntico a la hojalata: el acero. El cual puede ser obtenido por simple o  doble reducción. Sin embargo la protección del mismo esta asegurada no por una capa de estaño aplicada por electro deposición y una película de pasivación -  como ocurre en la hojalata -  sino por un revestimiento mixto compuesto de cromo y de oxido de cromo.

 

 

 

 

Sus propiedades mecánicas son similares a las de la hojalata, ya que quien básicamente las define es el acero base y como ya hemos dicho, es común en ambos si bien  su coeficiente de rozamiento es mayor que el de la hojalata, originando una abrasión – desgaste –de útiles mayor que ella, pero una vez barnizado esta acción se disminuye.

 

.El TFS presenta un aspecto visual diferente al de la hojalata, tendiendo a un color gris azulado. Lo cual permite obtener ciertos efectos especiales con la aplicación de tintas o barnices transparentes. Es un material que debe ser manipulado con cuidado. Es bastante sensible al rayado y no puede tocarse con las manos ya que queda marcada la huella y su adherencia a los barnices se reduce en esta área, por lo que debe manipularse con guantes. Por ello, requiere ser siempre utilizado con un revestimiento orgánico sobre sus dos caras. Una de las características del TFS es la de ofrecer una perfecta adherencia a este tipo de revestimientos que acrecienta la resistencia a la corrosión. Hoy el mercado ofrece una amplia gama de barnices adecuados para este uso.

 

 

FABRICACIÓN

 

Este producto tuvo su origen en el Japón hacia el año 1961. El primer fabricante fue Toyo Kohan con el nombre de “Hi-top”, pronto otras siderurgias japonesas se sumaron a la producción dándole distintos nombres como “Can Super”. A partir de 1965 lo fabricaron las siderurgias de Estados Unidos y Europa bajo licencia.  

 

En general las mismas utilizan para su fabricación líneas mixtas que pueden pasar en un tiempo corto de un proceso de estañado a otro de cromado e inversamente. Es decir se trata en general de líneas de fabricación de hojalata complementadas con los elementos necesarios para poder producir también TFS. Esto viene facilitado porque tanto la cabecera de la línea – que trabaja con el mismo acero base – como la cola – control, corte y embalado – son comunes.

 

El recubrimiento cromo, oxido de cromo se consigue por deposición electroquímica partiendo de soluciones de ácido crómico y aunque el grosor de la capa de recubrimiento es muy inferior al correspondiente al estañado de una hojalata E.2,8,  no obstante el recubrimiento es altamente uniforme y el área de metal de hierro expuesto en los poros en menor que en dicha hojalata.

 

 

APLICACIONES

 

El TFS después de un barnizado apropiado, es un material que asegura una protección compatible con un gran número de productos alimenticios poco ácidos. 

 

-         Cuerpos de envases tipo “3 piezas”: No permite su soldadura por un sistema eléctrico por puntos convencional. Por ello su uso queda reducido en este caso a cuerpos con costura encolada con resina o cemento termoplástico de aplicación en envases industriales.

-         Cuerpos de envases tipo “2 piezas”: Tiene una buena aplicación para todo tipo de envases embutidos. Quizás mejor que la hojalata, pues se puede partir de un acero base equivalente y además  presenta una excelente adhesión a los barnices sometidos al esfuerzo de embutición.

-         Fondos: Es una buena alternativa. Puede usarse para una amplia gama de productos siempre que no sean muy agresivos.

-         Cápsulas y tapón corona: Ocurre como en el caso anterior.

-         Envases y recipientes para uso decorativos (bandejas, cajas, etc.…). Juguetes y otros.

 

Con carácter general un TFS bien barnizado, puede tener una prestación equivalente a una hojalata E 2,8.

 

Volver