EL MUNDO DE LA LATA   

Web dirigida al sector metalgráfico

  Principal    Quienes somos   Contactar


SOBRETAPAS Y TAPONES A PRESIÓN

PARA ENVASES METÁLICOS


 

 

 

 

RESUMEN

 

Uso, tipos y diseño de estos complementos para envases metálicos.

 

 

 

USO

 

 

Es frecuente que para ciertas utilizaciones, los envases metálicos necesiten una sobretapa. Esto sucede cuando el contenido de los envases no se consume de una sola vez, sino que se va utilizando en veces sucesivas en un cierto tiempo. Por tanto, para preservar el producto restante, se precisa protegerlo con una tapa una vez que el envase se ha abierto.  También puede ser que el envase vaya dotado de algún dispositivo, como  por ejemplo una válvula, que precise ser resguardada de golpes y malos tratos,  y por ello se añade un tapón o capuchón externo que realiza esta función.

 

Casos concretos de envases que utilicen normalmente sobretasas o tapones, son los destinados a harinas de cereales, leches en polvo, frutos secos, patatas fritas, bombones y bizcochos, aerosoles y sprays, etc.

 

La mayoría de estas sobretapas no realizan un cierre hermético sobre el envase, pues se limitan a encajar lo mejor posible sobre la boca del recipiente. Su función es simplemente proteger el contenido durante un tiempo razonable.

 

 

TIPOS

 

En el mercado existen una gran variedad de tipos de sobretasas, que permiten seleccionar la solución más adecuada para cada caso particular. Para clasificar esta diversidad de opciones en grupos homogéneos, podemos hacerlo en función de: a) el  material con que se fabrican o b) por el diseño de los mismos.

 

Material: Concurren en el mercado dos grandes grupos, atendiendo al material con el que se fabrican:

 

            1º.- Metálicas, están realizadas del mismo material del envase: hojalata, TFS, chapa negra, etc. Son rígidas o semirigidas. Normalmente se aplican por fricción. La foto nº 1 presenta un ejemplo de ellas. Se emplean para cajas de tabaco, bombones, cigarrillos…

 

 

 

Figura nº 1: Sobretapas metálicas

 

Se fabrican en prensa, por un proceso de corte y embutición simple, rematado por una operación de rizado del borde.

 

            2º.- Plásticas: La materia prima es PVC  o polietileno, se producen por inyección y son más o menos flexibles.  Se ajustan sobre el envase por presión. Ejemplo típico de este caso son los envases aerosol o para productos lácteos o cárnicos. Ver foto nº 2.

 

 

Figura nº 2: Sobretapa de plástico

 

Diseño: Atendiendo al diseño se pueden clasificar en:

 

-          1º.- A fricción: La sobretapa ajusta sobre la boca del envase, bien sobre el doble cierre de la tapa primitiva o sobre un rizo o refuerzo del borde el cuerpo del envase. La falda lateral de la misma es lisa y se introduce con un ligero esfuerzo y no precisa  ningún elemento adicional para mantenerse en su posición final. Suele emplearse en envases que se han cerrado con un precinto ligero, generalmente de aluminio. Normalmente están hechas de material rígido. La figura nº 3 presenta un ejemplo de una de ellas.

 

 

Figura nº 3: Envase con sobretapa a fricción

 

-          2º.- Por uñas: En esta opción, la sobretapa se fija por medio de uñas sobre la boca del envase, que va dotado de unos hilos de rosca mas o menos largos. Se emplea siempre sobre recipientes que están cerrados con un  precinto delgado de metal, papel u otro material.

 

-  3º.-  A presión: La sobretapa o tapón se aloja sobre el envase, venciendo la resistencia que ofrece su colocación, por medio de un cordón continuo o unas uñas equidistantes, en ambos casos situados interiormente en la falda del tapón. Ejemplo típico son los tapones para envases aerosol. En el dibujo nº 4 aparece una sección del detalle de la fijación del tapón sobre un envase aerosol.  La sujeción se realiza normalmente sobre el doble cierre generado por la unión del la tapa al cuerpo del envase. Para poder colocar este tipo de tapón, el mismo ha de tener un cierto grado de elasticidad como más adelante detallaremos.

 

 

Figura nº 4: Ejemplo de sobretapa a presión

 

 

La cantidad de posibilidades que presenta la combinación de diferentes materiales con distintos diseños es enorme, por eso en este artículo nos centraremos solamente en un caso concreto, que es el más frecuentemente empleado ssobre envases metálicos. Se trata de los tapones o sobretapas a presión.

 

 

 

DISEÑO

 

Dentro de las sobretasas a presión y los dos tipos normales usados en el mercado y resumidos más arriba, empezaremos por fijarnos en el que tiene un uso más universal:

 

-          1º.- Sobretapa con cordón continuo. Se trata de una tapa diseñada para alojarse en el doble cierre del envase, por medio de: una ranura interior periférica, con la forma aproximada del cierre en negativo, y delimitada por su parte inferior por un cordón o junquillo que engancha en la base del cierre, y en su parte superior por un escalón que hace de tope a la cumbre de dicho cierre. Ver dibujo nº 5. Este dibujo tiene acotadas por medio de letras las medidas que cambian con el diámetro del envase, y por el contrario, las que se pueden considerar fijas para todos los formatos aparecen sus valores numéricos.

 

Figura nº 5: Sección de una sobretapa a presión con cordón continuo

 

El dibujo nº 5 es un detalle de una sección vertical de una sobretapa de estas características. Además de la ranura con un remate inferior en radio de 4.21 mm, del cordón o nervio inferior finalizado por un radio de 0.38 mm, y del escalón superior también en radio de 0.38, se puede apreciar en el dibujo otras características de esta tapa como son:

 

-          A: Una grada externa en el extremo superior – de altura 1.78 mm –que permite alojar el cierre de otro envase apilado sobre esta tapa, dándole estabilidad a la pila.

-          B: Un junquillo de radio 0.63, en la parte plana superior, que sirve de apoyo al panel central del envase apilado encima, descargando su peso sobre el faldón de la sobretapa, que es la parte mas robusta de la misma.

-          C: Una grada central, que fortalece el panel horizontal de la sobretapa

 

Las cotas variables son función del diámetro exterior del doble cierre del envase. A continuación damos las formulas aproximadas que permiten calcular esta medidas a partir de dicho diámetro

 

A = Diámetro del doble cierre – 0.10 mm

B = A + 2.50

C = A + 2.10

D = A + 0.25

E  = A – 0.70

F  = A - 2.0

 

Hay multitud de variantes de este diseño que pueden ajustarse a las necesidades propias de cada caso. Su uso está muy extendido para productos como pates, leches en polvo, cereales, cafés…

 

- 2º.- Sobretapa con uñas: En este tipo, el cordón continuo es sustituido por una serie de uñas, y el escalón por unos nervios en el mismo numero que las uñas, que van de arriba abajo por el interior del tapón. Su altura es mucho mayor que el tipo anterior y también se fija sobre el cierre. Como su uso principal es para envases aerosoles, suelen ser muy altas para dar cabida a la cúpula con su válvula. No son apilables dado que por su esbeltez los aerosoles son muy inestables.

 

En la figura nº 6 está dibujada una sección de la zona de fijación de este tipo de sobretapa sobre un aerosol entallado. Aparece con sus dimensiones principales, para el caso concreto de un envase de diámetro 57 mm con cúpula 52.

 

Su diámetro exterior se hace coincidir con el del envase, y su base con el punto de referencia del entallado. En el dibujo se aprecia perfectamente la función de la uña inferior y del nervio superior sobre el cierre. 

 

 

 

 

Figura nª 6: Forma de fijación de una sobretapa de uñas.

 

 

            Una planta y alzado en sección del tapón  cuyo detalle hemos indicado, aparecen a continuación en el dibujo nº 7. Se puede apreciar que los nervios van situados entre las uñas y de manera equidistante. 

 

Figura nº 7: Planta y alzado en sección de un tapón con uñas.

 

 

El pormenor de las dimensiones de las uñas de este tapón se refleja en el detalle nº 8.

 

 

Figura nº 8: Detalle de las uñas

 

Con todo lo dicho nos hemos limitado a exponer unas simples pinceladas del variadísimo campo de las sobretasas, ya que sus aplicaciones cubren otros muchos terrenos del embalaje, como son la cosmética,  medicamentos, productos quimicos…

Volver