EL MUNDO DE LA LATA   

Web dirigida al sector metalgráfico

  Principal    Quienes somos   Contactar


PROBADOR MANUAL DE LA HERMETICIDAD  DE ENVASES METÁLICOS


 

 

Todos los sistemas conocidos para la determinación de la hermeticidad en los envases metálicos con destino a las fábricas conserveras , están basados en producir una diferencia de presión entre el interior y el exterior  de los envases, lo cual se consigue en la mayoría de las ocasiones  por la inyección de aire a presión o por creación de vacío en el interior de los mismos .Ambos sistemas exigen unas instalaciones de aire o vacío con sus correspondientes redes que no son fáciles de encontrar en las fábricas conserveras de bajo-medio tamaño.

Algunas fábricas conserveras, para determinar la hermeticidad de los envases sobre todo en los controles de recepción, utilizan probadores de agua pero algunas  de las instalaciones no disponen de sistemas adecuados.

Para todas estás fábricas y para aquellas que disponiendo de otros sistemas tengan necesidad de verificar hermeticidades  en cualquier punto de su industria, se  diseñó el aparato   probador de envases que a continuación se describe, el cual,  puede realizar con la sola ayuda de las manos de un operario, las operaciones  necesarias para desarrollar su función, y que son: taladro, roscado, inyección de aire y medida de la presión de prueba

El probador  consta de una bomba  neumática manual, de las utilizadas para inflar ruedas de bicicletas, en el extremo de la  cual se ajusta  un casquillo, que sirve de unión  a un cuerpo, en el que va montado un manómetro para comprobar  la presión de aire en el interior del envase.

          Dicho cuerpo está provisto en su entrada de una válvula de retención para evitar el retroceso del aire, y en su otro extremo de un dispositivo que permite el taladro de la tapa del envase y su roscado posterior, hasta asegurar la hermeticidad del envase  merced a una junta elástica.

Para una mejor comprensión del sistema en cuestión, se hace a continuación una descripción detallada con referencia al diseño adjunto, en el cual se ha representado una vista semiseccionada del probador.

 

Probador manual de hermeticidad

El probador consta esencialmente  de una bomba tipo bicicleta 1 a la que se le dota en su extremo de un casquillo 2. A dicho casquillo 2 se fija un cuerpo 4, interponiendo una arandela  3 de material elástico para asegurar  la estanqueidad.  El cuerpo 4 presenta internamente  una válvula de retención 5 para mantener la presión del aire inyectado en el envase .Un orificio 6 por el cual se puede poner en comunicación el interior de dicho cuerpo con un manómetro 7 para controlar la presión a que se someta el envase a probar. El extremo libre de dicho cuerpo 4 está acoplado herméticamente a una pieza taladro-roscadora 8 que está dotada de un reborde periférico 9  y de una rosca. 10 de perfil cuadrado cuya altura crece progresivamente desde cero .Esta pieza termina con dos  triángulos 11  en su extremo, en forma  V, suficientemente afilados para permitir su penetración en la tapa del envase. En el extremo del probador y con objeto de proteger los filos de los “triángulos“se dispone de un tapón 12, quedando entre el extremo de dicho tapón y el reborde periférico 9, de la pieza taladro-roscadora  8 una arandela 13 de material elástico, la cual tiene por misión asegurar la estanqueidad  del probador y  del envase cuya hermeticidad se desea verificar.

            El funcionamiento del probador es el siguiente:

Se coge el aparato probador con una de las manos apoyándola sobre el cuerpo 4 y, apoyando los dedos pulgar e índice sobre el reborde 9 de la pieza taladro-roscadora 8, se presiona  con uno de los  triángulos” en uve 11 sobre el centro de la tapa del envase cuya hermeticidad deseamos verificar, se repite la operación con el otro “triángulo”11 y se le da un giro de 90º con el fin de que se termine de desprender el disco de hojalata taladrado.

Se procede al roscado del envase con la rosca 10 de la pieza taladro-roscadora 8, para ello no hay mas que girar hacia la derecha el aparato probador, con relación al envase, hasta que la tapa de éste haga tope con el anillo de goma 13. En este momento, el anillo 13 asegurará la hermeticidad con el aprieto conveniente .Este apretado se hará a mano y sin necesidad  de alguna herramienta especial.

Con la bomba 1, se inyecta aire a presión hasta alcanzar la presión a que se quiere probar el envase; conseguida ésta y controlada por medio del manómetro 7, se introduce el envase en un recipiente con agua.

En todos los sistemas de determinación de fugas por medio de aire, se considerará a un envase hermético si después de haber permitido salir todo el aire ocluido en  el cierre, no aparece ninguna burbuja de aire en 10 segundos. La presión normal de prueba es de 1 bar. 

Otra aplicación de este probador manual es poder determinar a partir de que presión la tapa opuesta  a la que se hace el orifico, se deforma de manera permanente,- no recupera – aunque deje de actuar la presión interna.

 

                                                                        Luis Sancho Blesa

Volver