EL MUNDO DE LA LATA   

Web dirigida al sector metalgráfico

  Principal    Quienes somos   Contactar


APUNTES SOBRE LA HISTORIA DEL SECTOR METALGRAFICO EN ESPAÑA

2ª PARTE


 

Ver 1ª parte

Continuación

 

ÍNDICE:

5.- Cambios

6.- Final de un siglo

 

5.- CAMBIOS

A lo largo de los años “setenta” se sucedieron una serie de hechos que modificaron sustancialmente la industria metalgrafica. Nuevas tecnologías desarrolladas en el extranjero se implantaron en nuestro país.

1º.-La tradicional soldadura de la costura del cuerpo del envase  - que se hacia desde los inicios de su fabricación con una aleación mas ó menos rica de estaño – es sustituida por una unión soldada eléctricamente. Ello permite eliminar la contaminación por plomo y mejorar la presentación del mismo. Esta modificación obliga a cambiar progresivamente la parte delantera de todas las líneas de fabricación de envases de tres piezas; dicha sustitución lleva consigo una fuerte inversión ya que por tratarse de una nueva tecnología no se encuentra fácilmente en el mercado maquinas de segunda mano, al menos durante los primeros años. La empresa que desarrolla esta técnica es la suiza Soudronic que vende equipos a la mayoría de fabricantes españoles a través de Echazarra (Madrid) su delegado en España (13). Sus ventas en este periodo se disparan ya que además de soldadoras vende la gama completa de maquinaria necesaria para esta industria.  Posteriormente aparecen otras competidoras como Fael (también Suiza) pero que en ningún momento suponen una seria competencia para la primera, incluso terminaron como en el caso de Fael por ser adsorbidas por Soudronic.

Soldadora manual Soudronic NRZd12.

Primera generación de soldadoras con nueva tecnología

2º.-Las tapas de apertura fácil llegan al mercado español en sus dos versiones: con lengüeta para líquidos y de apertura total. Su invención y tecnología proceden de EEUU. En España empiezan a ser fabricadas por Envases Carnaud (sociedad que ha sido la continuadora de Cía. Internacional de Envases) en su planta de Vigo. Posteriormente otras compañías como Vivancos le siguen. Lentamente este tipo de tapas van ganando terreno hasta generalizarse su uso a finales de siglo. Las inversiones necesarias para su puesta en marcha son aun  mayores que las del punto anterior.

3º.-Se dispara el consumo de bebidas enlatadas (colas, refrescos y cervezas) siguiendo los mismos pasos de lo ocurrido con anterioridad en EEUU. Esto propicia la implantación de una nueva tecnología de fabricación de envases en dos piezas – DWI “embutido-estirado-planchado”- que rápidamente desplaza a los envases de tres piezas del mercado. La construcción de envases de tres piezas para bebidas fue iniciada por Envases Carnaud en su fábrica de Valencia en el año 1967 pero el mercado no despegó hasta unos  años después (14). Los primeros fabricados fueron para contener cerveza, concretamente para la marca “EL Águila”. En el año 1981 se empiezan a fabricar los  envases de dos piezas en una nueva planta de la misma compañía en Agoncillo (La Rioja). Pronto otra fuerte internacional norteamericana – Nacional Can Co- se suma a este sector montando una planta nueva en Valdemorillo (Madrid). La compleja tecnología y las altas velocidades de producción hacen aun mas elevadas las inversiones que para las antes comentadas.

4º.-Los envases de tres piezas de poca altura progresivamente se sustituyen por envases dos piezas embutidos por razones análogas a las anteriormente comentadas. Los medios para su construcción si son relativamente fáciles de obtener y varias empresas, sobretodo del sector de pescado, los poner en practica.

Envases embutidos

5º.- Hay mas cambios, aunque no de la importancia de los anteriores pero que también obligan a renovar equipos, como son los envases apilables – con un fondo de menor diámetro que la tapa-, los aerosoles entallados –con cúpula y fondo de menor diámetro-, la generalización de los envases acordonados – para reducir el espesor de las paredes-, etc.

Como se podrá suponer, estos cambios tan profundos acompañados de altas inversiones limitan el número de empresas que pueden hacerlo. Aun así se desarrollan compañías como Envasur, Metaldensa ó Enmusa  ( Envases Murcianos ) –  1980, sociedad familiar con técnicos formados en Derivados de Hojalata -  todas ellas ubicadas en Molina de Segura, convirtiéndose esta ciudad en un gran centro productor de envases.  Grafometal – dedicada al barnizado e impresión de hojalata – en Agoncillo, (La Rioja) – formada por un equipo humano desgajado de Litalsa (15). Esta última empresa fue la primera que implantó en España – y de las primeras del mundo -  el uso generalizado de tintas UV para la litografía. Metalner con plantas en Miravalles (Vizcaya) y Montmeló (Barcelona) dedicada a envases industriales y tapón corona. Pechiney en Villagarcia de Arosa, primera empresa de origen francés que se dedica exclusivamente a envases para pescado hechos en aluminio por la técnica de embutición. Todas ellas aprovechan el nuevo impulso tecnológico para montar fábricas con  tecnología puntera sin tener que afrontar una reconversión industrial (humana y económica) que las más antiguas se ven obligadas a desarrollar.

 El sector pasa por un momento difícil, como consecuencia de la evolución antes descrita y algunas empresas pequeñas y familiares desaparecen o son compradas por otras mayores. Así la ya mencionada Envases Murcianos SA – Enmusa-  de envases de conserva, Envases Metálicos Manlleu (Hospitales) que fabrica aerosoles, Metalgrafica del Nervión  (Miravalles - Bilbao) que se dedica a envases industriales y tapón corona, Tejera y Olivares (Camas - Sevilla) especializada en aceite de oliva y aceitunas son compradas por Envases Carnaud que ha tomado el nuevo nombre de CMB (Carnaud-Metal Box) como consecuencia de la fusión de sus dos compañías madre en Francia e Inglaterra. Otras aprovechan para crecer, al no tener que hacer una reconversión interna, como Vivancos (Mivisa) que monta nuevas fabricas en Extremadura y La Rioja ó Auxiliar Conservera que lo hace en Sevilla como ya se ha indicado con anterioridad. El sector poco a poco se va concentrando en un menor número de empresas más potentes.

La industria auxiliar sigue creciendo y actualizándose. Así Somme después de vivir un periodo en el que estuvo prácticamente cerrada, reaparece con nuevas ideas y nuevas personas bajo la razón social de Sommetrade, su dedicación – como la etapa anterior – se centró en el campo de las cerradoras sobre todo para conserveros, sector en el que tenia un sólido prestigio. También Capella – al frente de la cual se ha producido un relevo generacional – se moderniza, incorporando nuevas maquinas pensadas para los envases industriales de cierto tamaño y equipos de transporte (16). En Reus como un apéndice de la antigua Comec, se mantiene Boavida con equipos de transporte y automatizaciones. En la zona de Murcia inicia actividad Auto-Rema  (Lorqui) que poco a poco se va especializando en transportadores y elevadores magnéticos que en esos momentos hacen furor. En Molina de Segura aparece Talleres Peñalver, fundados por un antiguo técnico de Sánchez Rex (17); tras un periodo inicial en el que se dedica sobre todo a pequeño material ( transportadores magnéticos, empaques…) desarrolla una nueva maquina en el  año 1989,para reparar tapas de fácil apertura – partiendo de un inédito concepto – que  tras varios años de mejoras sucesivas alcanza un gran éxito en el mercado, convirtiéndose en autentico líder  mundial en este tipo de equipos hacia finales del siglo XX.

 

Batería de alimentadores de fondos a cerradoras

(13) Fernando Echazarra, propietario de esta firma, tenía un negocio con varias divisiones dedicadas a materias distintas – soldadura, maquinas-herramienta, metalgrafica -. La división que comercializaba maquinaria para envases trabajaba con diferentes representadas casi todas de importación. Entre ellas, la mas destacada era la suiza Soudronic, que revolucionó la tecnología del envase de tres piezas con sus soldadoras eléctricas. Esta empresa contó con una serie de ingenieros – De Cepeda, Damborenea, Murcia, Villalta, Caballero - que sucesivamente realizaron el trabajo de difundir esta técnica por España. Casi todos ellos acabaron teniendo su propio negocio siempre ligado con esta industria. 

(14) El inicio de la fabricación de envases tres piezas para bebidas se debió a la apuesta firme que Tomas Somohano – Director Técnico de Envase Carnaud – hizo por su introducción en España .Este ingeniero, era de origen asturiano pero de niño emigró a México con su familia. Se formó en Estados Unidos y ocupaba un importante puesto en una de las plantas que Continental Can poseía en México. Cuando la citada compañía suscribió un acuerdo económico y técnico con Olmesa – ahora E. Carnaud -, vino a España en año 1961 a hacerse cargo de la dirección técnica de la nueva empresa. Con él trajo un gran bagaje de conocimientos y la experiencia de un mercado mucho más desarrollado que el español. Era sin duda el técnico mas cualificado que existió en este periodo en nuestra industria metalgrafica. A partir de su llegada apostó por introducir en España, uno tras otro, los productos en boga en Norte América y las técnicas más modernas para su fabricación. Así de su mano llegaron las tapas “twist-off”, la paletización de envases,  las tapas de fácil apertura, los envases de bebidas de tres piezas, la hojalata DR, los envases dos piezas (también para bebidas y que desplazaron con posterioridad a los anteriores),, los barnices base agua y un largísimo etcétera que haría muy largo este comentario a pie de pagina. Contó entre sus amigos a los mayores expertos a nivel mundial y él por su puesto fue uno de ellos, Era conocido y respetado en los mejores foros internacionales. En una palabra si hubiese que elegir a la persona que más hizo por elevar el nivel tecnológico de la industria metalgrafica en la segunda mitad del siglo XX en España, sin duda seria Tomas Somohano.

(15) José Luis Marín, principal promotor de esta nueva empresa había dedicado su vida a la impresión sobre metal, inicialmente fue técnico en Metalcolor y después director de Litarsa.

(16) Juan La Torre, nieto del fundador de la sociedad, toma el mando de la misma y moderniza el equipo humano y el catalogo de fabricados dando así un impulso fuerte al negocio.

(17) José Peñalver había sido jefe del taller mecánico de Sánchez Rex donde adquirió un buen conocimiento sobre equipos. Cuando esta empresa quebró, montó un taller con otro socio pero pronto se quedó como único propietario. Inicialmente se limitó a pequeño equipo siguiendo la línea italiana, pero más adelante hizo sus propios desarrollos algunos de ellos con gran éxito.

 

6.-  FINAL DE UN SIGLO

 Estamos llegando al final de estas notas .En los últimos años de esta centuria entramos en usa situación donde la lucha por el mercado se hace muy fuerte ya que en los años anteriores la capacidad instalada ha ido aumentando a gran ritmo, muy por encima de las necesidades de la industria conservera. El siglo se acaba y con él la alegría inversora. El mercado no sigue creciendo al ritmo que lo ha hecho en décadas anteriores, la competencia se acentúa y un periodo de dificultades amenaza al sector. Las causas son varias: nuevos tipos de envases -plástico, “break”, vidrio...- que toman una parte del mercado tradicional de las latas; nuevos hábitos de consumo – impuesto por la incorporación de la mujer al trabajo – cambian la forma de conservar los alimentos; deseo de los conserveros de cambiar la imagen  “antigua” que tiene la lata, etc., etc.

Hay empresas que han hecho recientemente fuertes inversiones y su situación pasa a ser delicada. Es el momento de desinvertir – las empresas que pueden – antes de que la situación pase a ser crítica, empezando esta operación de hacer caja sobre todo las más grandes   por ejemplo Carnaud-Metal Box (CMB) - que ha cambiado por enésima vez de titularidad -  ahora llamada Crown Cork al ser comprada por la multinacional de dicho nombre especializada en envases de bebidas y tapón corona-. Crown Cork ya disponía de dos fábricas en España  (Getafe y Bilbao) bajo la razón social de Metalinas dedicadas a tapón corona y aerosoles, que determina, al reorganizar la producción, cerrar o vender algunas plantas de la antigua CMB: La de aerosoles en Reus a U.S. Can. – multinacional especializada en este segmento de mercado, de origen norteamericano, que ha nacido de la fragmentación de Continental Can; las dedicadas a latas para aceite - Linares y Camas – cierra la primera vendiendo sus edificios y vende la segunda a su competidor inmediato Auximara - Epila (Zaragoza). (Esta última empresa había sido creada unos pocos años antes por un antiguo directivo de la primera). Como el único mercado que sigue una línea firme de ascensión es el de botes de bebidas, monta una segunda fábrica en Sevilla. Con anterioridad su competidora – Nacional Can – lo ha hecho a su vez en Cataluña. Ya a primeros del siglo XXI cierra también la fábrica de Valencia  y previsiblemente aun realizará mas reajustes en la línea de buscar una implantación ajustada a las posibilidades futuras del mercado. 

Línea para envases DWI - bebidas

Algunas otras compañías siguen su ejemplo. La familia propietaria de Mivisa  vende la sociedad con todas sus plantas a dos empresas francesas de fondos de inversión La multinacional Colep – portuguesa – compra Comercial de Envases (con dos fabricas en Calahorra y San Adrián) de latas para pinturas. Para otras desgraciadamente ha llegado el momento de cerrar.

Asimismo es la hora de reducir costos a todo trance en los diferentes frentes: En materias primas disminuyendo espesores de metal, en mano de obra menguando plantillas apoyándose en automatismos y robots, en gestión contratando expertos en la materia… En una palabra el mercado esta en una fase de “producto maduro” donde el “saber hacer” puede conseguirlo cualquiera que tenga dineros para pagarlo y por tanto no hay barreras tecnológicas sino solo económicas. En estas condiciones únicamente las fuertes multinacionales que pueden tener acceso a grandes volúmenes de negocio tienen posibilidades de permanecer. Prueba de ello es la llegada a Galicia de Impress, una fuerte multinacional europea.

A pesar de todo creemos que la lata  tiene larga vida en España. Las industrias de conserva tradicionales de pescado y vegetales aun están muy ligadas a la misma y los nuevos mercados como el de bebidas la ha tomado como su vehículo ideal. ¡Nuestros mejores deseos para ella!

 

                                            Pamplona 13 de Julio de 2006

                                                             Alejandro Valderas

                                

Volver